En medio de marzo

La semana pasada probé a escribir en un parquecito que hay en Ibarla, junto al arroyo del mismo nombre… y fantástico, oiga. El ruido del agua, el canto de los pájaros, los árboles, el aire fresco, ninguna tentación wifi… todo contribuyendo a ese estado de «aislamiento conectado» en el que el tiempo parece detenerse y las palabras se escriben solas.

Mistiquerías aparte, he recuperado un ritmo de escritura nanoísta (unas 1700 palabras al día), pero sobre todo me gusta la forma que está tomando el primer borrador completo de AMS. Aún hay cosas que me rechinan, pero qué placer es borrar párrafos enteros de morralla y volver a escribir en su lugar algo mejor. Que en la siguiente revisión quizá también me parezca morralla, pero eso es editar, ¿no? Cortar, pegar, reescribir hasta que todo quede lo mejor escrito posible.

Sobre todo, disfruto borrando párrafos de eso que los angloparlantes llaman "info dumps", montones de información que a mí como autor me vienen bien para situarme en la narración pero que son irrelevantes o incluso contraproducentes para el lector, porque una parte importante del placer de leer una novela, según me parece a mí, es ir descubriendo, juntando piezas uno mismo. Imaginando. Si suelto montones de información ahí a saco, a la mierda el placer.

Y ahí está la gracia de pasar de las sinopsis, los planes y la especulación. Y pasar a la acción. Por eso son importantes las personas y los personajes, y no tanto los argumentos, las ideologías y las políticas. Porque la vida crece de abajo arriba, no al revés. Uno hace sus planes, pero las plantas crecen por dónde les da la gana. ¡Y está bien así!


Por otra parte, ya que tengo inspiración y ganas, esta semana estoy publicando una tira de El artista y la musa cada día. Me apetecía hacer la prueba, a ver si era capaz de mantener el ritmo, y de momento lo hago encantado. Y me río mucho con las cosas que se dicen y se hacen la musa y el artista. Supongo que en el fondo se quieren, pero jo, cómo les cuesta darse cuenta :) Pero bueno, mientras me ría, adelante. Y ojalá se rían más personas, aunque ya sé que tengo un humor algo raro a veces :)


En el corazón del sueño

¡No quiero dejar de presumir de (mi) primer libro firmado! El lunes recibí un ejemplar dedicado de En el corazón del sueño, el tercer libro de Carmen Pacheco que estoy reservando para una lectura intensiva este fin de semana. Tengo ganas de leerlo porque, oye, ¡trata de sueños! :) y estoy seguro de que estará muy bien escrita, porque Carmen ya ha dado muestras de ello en sus diferentes proyectos blogueros. Pero bueno, ¡ya hablaré cuando la lea! De momento, sólo quiero dar las gracias a Carmen y desear que su libro tenga una buena acogida.

24 marzo: ¡Ya he leído En el corazón del sueño! ¡Y me ha molado! Reseña completa en Goodreads.

4 comentarios:

  1. Vaya, ahora parece que te ha comentado la protagonista del libro pero luego se ha arrepentido (muy su estilo... :) ) Decía que acabo de ver eso y que espero que no te importe que te linque.

    ResponderEliminar
  2. Claro que no, faltaría más :)

    Además, ¡el que no quiera que le linquen que no publique en la web! :)

    ResponderEliminar
  3. I) ÉXITOS! Y meter letra
    ¡Muerte a las sinopsis!

    II) Ja, estuve viendo y me causó mucha gracia. Igual miré desimuladamente, no sea cosa que la Musa me vea y se enoje... qué caracter!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. I) Me ha encantado esa expresión, «meter letra» :) Y sí, las sinopsis previas no valen para nada!

    II) Tu musa (o muso) quizá es más amable. ¡Espero que lo sea! ;)

    ResponderEliminar