Febrero: 28.511

Tras un intenso trimestre noviembre '10-enero '11 (casi dos mil palabras al día, 183.390 en total), necesitaba tomarme febrero con más calma y eso he hecho, rebajando mi exigencia diaria a mil palabras diarias. Además, necesitaba frenar para ver adónde va todo esto. Definitivamente, tengo material para al menos tres libros, y la historia lo pide. De hecho, cuando empecé a escribirla mínimamente en serio mi intención «profunda» fue hacer una aventura larga y sin demasiadas pajas mentales, donde predominara la acción. Quería pasármelo bien escribiéndola y, en ¾ de lo que llevo escrito, eso me ha pasado, así que estoy contento por esa parte.

Ahora bien, antes de encarar la recta final necesito sentir que lo que ya tengo es sólido, y hay partes que se sostienen como figuritas de gelatina. Así que he empezado a reescribir algunas partes de la novela que se han quedado desfasadas, me he replanteado escenas, he añadido algunas nuevas que explican mejor a ciertos personajes, he quitado otras, he reescrito cosas aquí y allá… ¡Cuántas vueltas puedo llegar a dar en la primera escritura! Pero es fascinante. Es fascinante sentir cómo la historia va creciendo a pesar de todo, y cómo cada vez es más rica, todo va teniendo más sentido…

Y me fascina la idea de terminarla. Me fascina en el mismo sentido en que me fascinan ciertos bichos y ciertos monstruos que son hermosos y aterradores. ¿Qué haré cuando cierre esta historia en la que he puesto tanto trabajo, tanto cariño, tantas ilusiones?

Escribir otra. Eventualmente, escribir más secuelas, pero de momento terminarla y empezar (o más bien seguir) con otras ideas que tengo pendientes. Y dejar que lo que he escrito vuele por ahí, que merece tener su propia vida. Holly Lisle escribía en Muggin' the Muse que un escritor escribe libros nuevos, no perfecciona indefinidamente un mismo libro, y tiene razón.

En definitiva: Febrero ha estado bien porque me he parado a respirar.

Ahora bien, el día de mi cumpleaños (el uno de abril) me voy a regalar el primer borrador definitivo del primer libro. ¡Así que marzo va a ser un mes más serio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario