Los malos momentos

Anoche me vino la idea de que quizá mi novela es pura basura y que he desperdiciado un montón de tiempo en ella. Qué rato más malo. Pero el único tiempo desperdiciado es el que no sirve para aprender nada, y yo he aprendido (y estoy aprendiendo) un montón. Y la novela puede tener puntos flojos, pero por eso estoy trabajando en ella, para hacerla más fuerte y coherente.

Supongo que es normal tener esta clase de pensamientos de vez en cuando. Es como el viento que pone a prueba la solidez de nuestra convicción.

2 comentarios:

  1. El escalofrío quincenal, pero veo que has reaccionado rápido, a mi me lleva días de improductividad y ansias.

    ResponderEliminar
  2. Esta vez sí, porque lo he visto de frente. Otras veces no he querido verlo y, subido en la chepa, me ha sido más difícil superarlo. Pero es parte del oficio, ¿no?

    ResponderEliminar