NaNoWriMo 2011: resumen


Por tercera vez, he conseguido escribir las 50.000 palabras en un mes del NaNoWriMo. ¿Y qué siento? Pues que ha sido un NaNo muy distinto a los anteriores, y hasta el final he seguido empeñado en trabajar como antes, pero al verle las orejas al lobo -lo cual no era para tanto, pero ya sabemos que una cosa son las sensaciones y otra las apreciaciones racionales- todo ha dado un vuelco. Y me refiero a escribir rápido, sin dejarme nada en la cabeza, tecleando tan rápido como puedan mis manos. Y me he dado cuenta de que la finalidad primordial del NaNo, del Write Or Die y todo esto, es eso, hacer volar las manos, hacer volar la imaginación, para que, aquí o allá, en medio de toda esta maraña de palabras, surja la historia.

Así que ahora tengo una buena herramienta para hacer que mi historia avance más rápido. Mi método anterior, el pensar bastante antes de escribir, es muy lento. Y yo tengo unas ganas tremendas de llegar al fin de mi saga de aventuras. No porque no me guste la historia, que me encanta, sino porque quiero escribir más historias. ¡Qué cosa!

Luego está la edición. Realmente, lo que he hecho durante casi todo el NaNo ha sido reescribir. No es esa su finalidad, vale, pero la cosa es escribir y yo necesito avanzar con mi historia laaarga y multilibro. Pero el año que viene voy a empezar una nueva novela. No creo que AMS pase de este invierno… Claro que, ¿quién sabe? Pase lo que pase, aprenderé.

Este año he sido muy irregular. Llevaba varios meses escribiendo a un ritmo muy lento y me temía lo peor. Al final lo he sacado adelante, compensando los días de 500 palabras con otros de 3000, pero eso cansa mucho. Sobre todo cuando uno pretende que casi todo lo que escribe vaya directo al borrador final. ¡Así es normal que a veces me sienta como un limón seco!

Nunca olvidaré la angustia que tenía el penúltimo día, el 28 de noviembre. El mes terminaba, aún me quedaban 4000 palabras, tenía pocas horas para escribir y, haciéndolo a mi estilo no me iba a dar tiempo. Me sentía en un callejón sin salida. Es gracioso porque, en la novela, los personajes estaban atrapados en un laberinto. Qué autobiográfico, ¿verdad? Pero entonces pensé «¿Y por qué no hacerlo al estilo NaNo de verdad? ¿Por qué no dejarlo todo en la página?». ¡Rayos! Nunca había escrito tan rápido. Creía que era imposible escribir 2000 palabras en una hora, pero lo conseguí. Y no era algo tan malo. Desde luego, no puedo aprovecharlo tal cual para la novela, pero me ha ayudado a desbloquear la escena del laberinto y me ha dado varias ideas y detalles interesantes. Pero sobre todo he aprendido a desbloquearme a mí mismo a través de permitirme expresar todo lo que me viene a la cabeza sin juzgarlo. Eso sí que nunca lo olvidaré.

Nunca subestimes el poder de la escritura: hace visible lo invisible. Y todos esos mundos que imaginamos realmente existen. Lo único que tenemos que hacer es entrar en ellos y contar lo que pasa lo mejor que sepamos.

No quiero terminar este NaNo sin recordar que todo esto lo hacemos por amor. Y que sin amor todo se vuelve retorcido, difícil, sucio y desagradable. Pero, si hay amor, el milagro ya está hecho. Y hay mucho amor en los que hacen el NaNoWriMo, tanto los que organizan como los que participan. Inspirar a los demás para que se expresen es invitarles a transformarse, a aprender a apartar las cosas que sobran, a ir al grano. No tanto en lo que se escribe sino en el hecho de ponerse a escribir.

Un fuerte abrazo a todos los que escriben, a los que leen, a los que sueñan y a los que aman. ¡Hasta el año que viene!

PD: Y sí, he avanzado bastante con AMS. No tanto como querría, pero he avanzado. También me habría gustado intervenir más en los foros, pero ey, así han salido las cosas :) Y está bien así.

2 comentarios:

  1. Charlie RiverLeaf: mi experiencia es que los compromisos (ya sean de fechas o de cantidad: has tenido los dos a la vez) dan alas a los dedos frente al teclado y a la mente que los tiene que mover, que se vuelve más clara. Pues nada, que enhorabuena! A.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, Andrés :) ¡Y no hay mayor compromiso que vivir! ;) Un abrazo y gracias :)

    ResponderEliminar