Sobre el Cristo de Borja y la iconolatría

Se ha hablado mucho sobre el Cristo de Borja. Resumiendo: una pintura de Cristo estaba hecha un asco y una mujer mayor se puso a repintarla, reinterpretándola más que restaurándola. Unos se ríen de su estilo, otros se llevan las manos a la cabeza por la «chapuza».

Ecce Puella

Pues a mí me parece muy bien lo que ha hecho esta mujer. En lugar de quedarse quieta viendo la decadencia de la representación de algo que ella ama, ha actuado y le ha dado una nueva vida. Y lo ha hecho de cara a todo el mundo, con la honestidad, el cariño y la transparencia que le falta a esos imbéciles que ahora dicen que la van a denunciar por «desfigurar» una obra que ya estaba desfigurada por la dejadez y la indiferencia. Así están las cosas: alguien hace algo desinteresadamente, por amor, y el mundo se le echa encima, riendo como hienas o rasgándose las vestiduras con infinita hipocresía.

En cuanto a la obra en sí, yo estoy encantadísimo con lo que ha hecho esta mujer. Ya está bien de tanta iconolatría. Las imágenes son imágenes, cada generación debe tener las suyas. Los valores pueden ser parecidos, pero la forma de expresarlos y vivirlos es propia de cada individuo, de cada grupo. ¿Conservar lo antiguo? Siempre que no vaya contra la vida. Porque lo primero es fomentar la vida, abrir nuevas posibilidades, no encerrarnos en un laberinto de antigüedades en el que el aire enrarecido de viejas formas e ideas nos ahogará. ¿Hay algo más importante en la vida que vivir?

Los viejos pintores ya tuvieron su oportunidad. Dejémosles a los nuevos. Aunque sean ancianas y no nos guste cómo pintan. Tienen su derecho a expresarse y si para eso hay que pintar sobre lo viejo, pues se pinta, como hacen los grafiteros en las ciudades. La vida es efímera, así es el arte.

(Y lo dice alguien con unos problemas tremendos para soltar lastre)

14 comentarios:

  1. hombre, pero tienes que tener en cuenta que ella se puso a repintarla sin tener ninguna noción previa sobre como pintar. Su intención serie buena, pero ha destruido la obra de ese autor. Pero por otra parte, al hacerlo ha hecho que la gente se interese otra vez por esas obras y han dicho que unos profesionales trabajaran para darle a la pintura su aspecto original. Si esa señora no hubiese hecho lo que ha hecho, quiza nunca habrian repintado el dibujo, habria acabado deteriorandose del todo y finalmente, caer en el olvido. Gracias a esa señora, una parte del arte de Borja a resucitado, y eso es algo que deberiamos tener en cuenta. La señora estaria un poco loca, pero ¿acaso los artistas no lo estamos tambien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahí está la cosa: que aunque ella no pudiera rehacerlo tal y como era, ante la dejadez de todos, se puso manos a la obra y ha hecho lo que ha podido. Creo que eso es lo más importante, hacer las cosas lo mejor que uno puede, aunque para otros no sean suficientemente buenas.

      Y por otra parte, sí, esto ha hecho que se hable de ese pueblo y de esa obra. Yo dejaría el Cristo tal cual, seguro que atrae a más gente que una aburrida restauración :) Y para mí esta señora no está loca: los locos son los que pretenden que todo siga siempre igual (como los restauradores). Esta señora si está loca es de amor, como los buenos artistas :)

      Eliminar
  2. A favor de su comentario. El arte ultimamente es algo subjetivo que debe de gustar primero al artista y luego, si quiere al mundo entero, pero como ahora hay TANTA gente, muchos dirán que esta mal, otros que les encanta, otros indiferencia y otros ni se enterarán de lo que ha pasado. El mundo es así.

    Yo por mi parte, prefiero al nuevo jesusito que al anterior xDD es mas moderno (?)

    ResponderEliminar
  3. No podría estar más en desacuerdo. En primer lugar, porque nadie se echa las manos sobre la cabeza por la falta de estilo o por la chapuza, sino porque precisamente se haya deteriorado, hasta puntos irrecuperables que no había, la recuperación de esa obra de arte. Imaginemos que alguien pinta (no es tampoco el caso) sobre un Velazquez, o un Goya, o un cuadro de El Greco. No señor, no se trata de idolatría, se trata de historicismo, de cultura, de conservación de las obras humanas que así lo merecen. Un valor que no ha existido siempre en la humanidad pero que nos ha hecho avanzar como sociedad y como creadores de cultura en los últimos siglos. No, nada de "soltar lastre" ni "pasar página" destrozando las obras del pasado. Conservarlas es la mejor forma de aprender de ellas para así poder avanzar con base firme y sólida.
    La pobre mujer tenía buena intención, pero no se puede permitir que cualquiera venga a destruir el trabajo ajeno, por buena intención que se tenga. Es como si defendiesemos la quema de libros por parte de los nazis. Eh, ellos creían que estaban haciendo lo correcto. Estoy de acuerdo en que la imagen debería haber estado más cuidada, pero precisamente los artífices de la denuncia contra esta señora (que al final no parece que la vayan a poner contra ella, sino contra quien lo ha permitido)ya habían llamado la atención sobre este punto en el pasado. Conste que me parecería igual de mal si, por dejadez, la pintura hubiera quedado también irrecuperable.
    Usar demagogia barata como "lo importante es vivir" en un tema que se trata sencillamente de una obra de arte destruida sin ningún criterio por una persona sin formación, aunque buena voluntad, y probablemente alguien que quería ahorrarse unas perras no pagando a un restaurados es innecesario. No se trata de anclarse en lo viejo, sino en conservarlo para seguir avanzando. Si una señora quiere pintar, QUE PINTE, pero no hace falta, para eso, que destroce obras importantes de valor histórico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he dicho que haya que destruir obras antiguas. He dicho que, ante la disyuntiva, es más importante que haya artistas trabajando en obras actuales que expresen su mundo actual, su mundo vivo. Si se puede conservar lo antiguo que merece la pena (y eso sería otro debate) al mismo tiempo que se permite a la gente viva expresarse, no hay ningún problema. Pero si hay que elegir, deberíamos tener claro que es más importante lo vivo que lo muerto, ¿no? No me parece demagogia barata (¿la hay cara, por cierto?).

      Y oye, que el Cristo de Borja no eran las Meninas :)

      Eliminar
    2. Es demagogia decir "lo importante es vivir", o decir que el arte antiguo es "algo muerto". Es ridículo. La pintura está siempre muerta, pero si nos ponemos así, la "vida" que transmitía la obra original frente a lo que hay ahora encima...podemos hablar de eso.
      El día que se acabe todo el papel del mundo, y las paredes del planeta estén cubiertas de dibujos, ese día yo voy y pinto encima del Guernika. Mientras tanto, que la señora juegue con pinceles en otro lado.
      Y claro que hay demagogia de la cara. La que tiene el gobierno de España, ya verás lo cara que nos sale ;)

      Eliminar
    3. «Lo importante es vivir» no me parece demagógico en el contexto de una sociedad cada día más mediatizada, donde el esfuerzo para conseguir algo se dilata eternamente (un ejemplo claro son los estudios, pero también emanciparse, etc). Una obviedad, sí. Como tantas otras que ya no son tan evidentes…

      Por supuesto, lo viva o muerta que está una obra depende de la influencia que ejerza sobre la gente que entra en contacto con ella. Más bien, se trata de que me parece más interesante fomentar la creación que la conservación. Pero me he puesto muy extremista, desde luego. Debería haber espacio para las dos cosas, porque ni todo lo nuevo es bueno ni todo lo viejo es malo. De la misma forma que no todo Picasso es bueno ni merece ser conservado por ser de quien es. Los maestros también hacen mierda olvidable.

      Ay, el gobierno :)

      Eliminar
  4. Lo que deberían hacer es conservar los 2, porque el nuevo de por si es una acción artistica importante, es como una declaración o un manifiesto contra la indiferencia.

    Si bien el antiguo es historicamente "importante" (apesar de que no sea un joya precisamente) el nuevo es el que ha despertado la curiosidad e interes del mundo.

    A ver, para mi es terrible que cualquier persona piense que pueda ser capaz de restaurar cualquier obra antigua, me horrorizaría pensar que un dia llega un señor y se pone a pintar una catedral porque este muy sucia o muy fea. Pero hecho el "daño" el resultado ha sido que todo el mundo conozca a un pueblo y una obra que estaba ahi... hundida en la indiferencia.

    Se debería hacer una copia de la actual y restaurar la antigua por respeto a los dos artistas.

    De paso multar al encargado de la iglesia y a la señora, como a todo buen artista de guerrilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la mujer que no la multen, que la pobre bastante disgusto lleva ya :(

      Eliminar
    2. Que la multen pero que la multa la pague la iglesia, minimo. Seguro que ella se ha dejado gran parte de sus ahorros allí. Pero quizas sea pedir mucho que la iglesia sea generosa.

      Eliminar
    3. Esa Iglesia que aporta un increíble 1%-2% del presupuesto de Cáritas… Pero eso es otro tema :)

      Eliminar
  5. Buenas,

    suscribo por lo general lo que dices en el artículo, en particular lo referente a la iconolatría. Salvando las distancias, es una discusión muy parecida a la que existe sobre el patrimonio arquitectónico; en ese sentido, creo que la postura más inteligente es la que ha defendido de siempre Rafael Moneo, que defiende ("La vida de los edificios") que los edificios son una obra abierta, que se va haciendo de generación a generación: así, y con la actual mentalidad preservacionista, la Mézquita de Córdoba no hubiera llegado jamás a nuestros días; sólo lo logró por albergar en su interior una catedral cristiana, lo cual durante mucho tiempo se consideró un sacrilegio arquitectónico gravísimo. Eso sí: la catedral era una buena obra de arte, cosa que discuto del resultado de la buena voluntad de esta señora.

    ¡Un abrazo! Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy interesante la postura de Rafael Moneo.

      En cuanto a la obra (inacabada) de esta mujer, sí, ahora mismo nos puede parecer un horror… pero también lo parecieron en sus momento las pinturas de Van Gogh, y mira ahora. Es otro debate, ¿qué es buen arte y qué no? Por otra parte, en el mismo Vaticano tienen arte religioso moderna que no está demasiado alejado estéticamente de este Cristo. Pero ya digo que ese es otro debate :)

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Un abrazo :)

      Eliminar