Proyectos y motivaciones

Hace poco me he dado cuenta de que con Esquinas he conseguido tener un proyecto paralelo que es tal. Lo he simplificado mucho y ocupa un tiempo y un lugar manejables. Acumulo notas, les doy forma en algunos ratos libres y luego dibujo capítulos enteros en sesiones de un par de horas, en días sueltos. En general estoy contento. Y me he dado cuenta de que no es que sea un desastre gestionando mis proyectos, sino que cada cual tiene unas motivaciones y condicionantes distintos. Hay que saber reconocerlos y ser realista.

Con las primeras tiras de El artista y la musa buscaba contar chistes malos y dibujar a la musa con ropa distinta. Después también buscaba mejorar mi dibujo. Más tarde también quise aprender a hacer personajes e historietas más elaborados, no sólo chistes. Luego también quise ver hasta qué punto podía ser popular el cómic. Más tarde también quería intentar publicarlo de alguna forma. Casi al final pensé en intentar ganar algo de dinero con él y ahí la presión ya fue demasiada y terminé de publicar el webcómic. La parte buena es que a pesar de todo amo la historia y sigo trabajando en ella, pero de momento solo con la motivación de terminarla de una forma digna. Pensar en cómo la publicaré me mete en un bucle de frustración que me paraliza, así que en este caso he creído mejor dejar eso para más adelante. Si al final no hago nada con ello será un fastidio pero al menos lo habré terminado.

Con Patata no me quemé porque el objetivo era más simple: quería contar una historia de dolor y amistad, practicar paisajes y coger ritmo de dibujo y publicación webcomiquera. Lo tuve claro siempre y lo conseguí. Me excedí en el número de páginas (de las 80-100 proyectadas a 220) porque quería profundizar más en la historia y como no era un proyecto comercial y tenía tiempo y medios pude permitírmelo. También me gusta estar abierto a que la historia se desarrolle sobre la marcha, a descubrirla según la voy dibujando. Me parece aburrido tenerlo todo atado desde el principio. He ahí otro objetivo implícito.

A todo esto tengo que añadir que normalmente mi deseo principal no es terminar pronto sino terminar bien. Intento ser lo más efectivo posible, pero hay días que la mano o la cabeza no funcionan bien y lleva más tiempo obtener un resultado aceptable. Lo importante es no paralizarse, y si algo no queda bien quizá es porque falta perspectiva. Siempre se puede seguir adelante y ya habrá tiempo de arreglar cosas en el repaso final. En cualquier caso, paciencia. Hay que hacer lo que se pueda dentro de los límites de tiempo y capacidad que tenga cada uno.

¿Y tú qué motivaciones tienes para seguir adelante con tus labores creativas?

8 comentarios:

  1. Juan Antonio Fernandez Romero22 enero, 2017 23:28

    Soy Contactoenzurich Gurru. En mi caso lo que mas me motiva es el trabajo colaborativo. Si me encierro en mi mismo, aunque tenga muchos temas para desarrollar muchas veces me bloqueo, sin embargo cuando oigo voces distintas a la mía siempre llevo a término los proyectos, creo que porque paso por encima de mi censor interno, supero el bloqueo de mi propia autocrítica y me centro en cumplir el objetivo colectivo. Cuando colaboré con Isaac para hacer El cuaderno de Roma lo llevé a buen término, cuando he colaborado con Rubén para el homenaje a Lucky Luke lo he terminado rápidamente (he sido el primero en entregar), y cuando he compartido proyectos con algún guionista siempre he entregado aquello a lo que me había comprometido. En conclusión, creo que el trabajo colaborativo funciona, es altamente productivo, la cuestión es encontrar los compañeros de travesía adecuados. Yo tengo que confesar que sería un 200% más eficaz si formara parte de un proyecto en equipo, cuando me retiro a la soledad solo oigo la macabra voz de mi censor interno, que es terriblemente perfeccionista y crítico, y lo que consigo en la mayoría de las veces es no dibujar ni una línea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si encuentras a la persona adecuada está muy bien trabajar en conjunto, sí :) A mí también me ha servido comprometerme con alguien, aunque sea con los lectores. Y bueno, también ayuda tener varios proyectos, si no se avanza con uno se tira con otro.

      Gracias por tus comentarios :)

      Eliminar
  2. A mí me gustaría terminar un tebeo propio, cortito (¿15p?) y con un acabado un poco pulido. Mira que son metas modestas, pero se me hacen bola. Creo que me desmotiva que el proceso sea tan largo, igual debería dividirlo en subprocesos que pueda abarcar, o qué sé yo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de dividir en subprocesos ayuda mucho. Al menos a mí. Lo de rehacer el cómic de la musa me daba bastante pereza hasta que me planteé dividir la tarea e ir centrándome en lo que tengo delante. Procuro terminar algo cada día, un boceto, una tinta… y luego cuando acabo un capítulo hago algo para «cortar»: publico mi progreso por ahí, me echo una partida a algún juego, me como una galleta… y de momento me funciona :)

      También me ha funcionado a veces enviarle mis progresos a alguien. Parece que cuando hay alguien pendiente de lo que haces es más difícil dejarlo a medias.

      Eliminar
  3. "Lo importante es no paralizarse, y si algo no queda bien quizá es porque falta perspectiva. Siempre se puede seguir adelante y ya habrá tiempo de arreglar cosas en el repaso final" ..
    Aplicable totalmente a cada piedra en el camino Charlie ;) Sabias palabras

    ResponderEliminar
  4. Si pudiese mantenerme motivado más de dos días seguidos seguro que termiba algunos proyectos. Es algo que todavía no sé cómo solucionar. Más de una vez he estado noches comiéndome la cabeza, pensando ¿qué estoy haciendo con mi vida? ¿De verdad vale la pena todo esto? Quizá es que esté en una etapa rara, pero no creo que recupere la ilusión por hacer cómics como cuando tenía 16 años y quería ser mangaka. Ojalá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ilusión es distinta, yo tampoco creo que nunca vuelva a tener la ilusión que tenía cuando empecé con los webcómics. Pero si sigues dibujando, aunque no sea con la frecuencia y el volumen que te gustaría, es que hay otra motivación ahí escondida, algo que te empuja a seguir contando historias. Ojalá la encuentres, que tu trabajo es una gozada.

      Eliminar