Dibujando sexo

Este último febrero por fin me he atrevido a entintar el cómic erótico que tenía pendiente desde hace años. Pensaba que lo que más podía enseñarme esto era anatomía, pero sobre todo he aprendido a hacer lo que me apetece y dejar de pensar tanto en el «qué dirán».

Bueno, más que aprender lo he reaprendido. Hacía mucho que no me sentía tan libre dibujando, quizá desde que empecé con los webcómics hace siete años. Creo que se debe a mi propio desencanto con el mundillo comiquero (poco pastel para tantas bocas) y el internet que conozco (demasiada chunguez militante sin humor). Pero haber llegado a este punto también es liberador porque me he dado cuenta de que no merece la pena que me preocupe, no soy alguien que busque hacer daño y de todas formas casi nadie va a leerme, por lo que la posibilidad de meterme en polémicas es ínfima.

He puesto este cómic a la venta en formato digital a un precio bastante alto no por polemizar sino para reflejar lo que cuesta hacer un cómic en realidad. En digital no vendo casi nada, así que he tenido en cuenta que a lo sumo vendería 4, y para sufragar el mes de trabajo que me ha costado terminarlo necesitaría, como poco, 1000 euros. A esto le sumamos los impuestos y las tasas de la plataforma de venta y necesitaría recaudar el doble. De ahí la cifra. No espero vender ninguno, por supuesto, pero por una vez quería valorar mi trabajo por lo que cuesta producirlo y no por las ganas que tengo de que sea leído.

El que uno disfrute haciendo algo no quiere decir que tenga que regalarlo sin más. Y yo he disfrutado mucho y me gustaría disfrutar más :)

12 comentarios:

  1. Estoy muy de acuerdo contigo.

    Yo me he autocensurado varias veces en mi cómic también por como está últimamente la red estos años... y eso que en mi caso no hay nada raro u ofensivo (ni lo habrá, pero vaya, hay demasiados Flanders). Luego me doy cuenta de que no me lee ni el tato, que me estresa mucho autocensurarme... y a la porra todo, lo suelto todo como quería y ya está.

    Lo bonito será que alguien te compre tu trabajo por el precio que has puesto :') Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No merece la pena autocensurarse, no. Me alegro de que no lo hagas ya :) ¡Gracias!

      Eliminar
  2. ¡Vende también los originales y así puedes rebajar un poco el precio! :-D

    ResponderEliminar
  3. Yo empecé escribiendo relatos de fantasía y al final acabé escribiendo eróticos. Por una extraña razón los últimos gustaban más así que fui haciendo más. Ahora ya ni eso por motivos que no vienen al caso. Y tengo que reconocer que empezó todo como una tontería, pero fue cogiendo forma y la verdad es que era divertido y distinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta cuando empiezan las cosas como una tontería y luego crecen y son divertidas. Gracias por compartir tu experiencia :)

      Eliminar
  4. Me parece un buen gesto para visibilizar el trabajo que cuesta hacer un cómic.
    ¡Y nunca dejes de hacer lo que te apetece!

    ResponderEliminar
  5. ¡OLE TU!

    Me da mucha pena siempre que te leo hablando de lo jodido que esta el mundillo del cómic (cosas que es totalmente cierta) pero admiro mil el aplomo, valentía y sinceridad que muestras siempre.

    Te aplaudo con la furia de mil tormentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al final no deja de ser mi propio punto de vista, seguro que otras personas pueden dar perspectivas más esperanzadoras :) Muchas gracias por leer y por comentar <3

      Eliminar
  6. Entiendo el esfuerzo de tiempo y demás que conlleva hacer un cómic de una mínima calidad, pues yo también estoy en esa tesitura y tengo algunos trabajos previos expuestos en Lektu, con escaso resultado. Es muy difícil lograr algo económicamente notorio en esta u otras plataformas similares. Entre los poco que se vende y los impuestos de porcentaje, apenas ganamos nada, llegando al punto de ofrecer los productos a cambio de un pago social para publicitarlos de alguna manera. Mi comentario en la página de tu libro en Lektu fue fruto de la sorpresa, pues sigo tus obras a raíz de Subcultura, y sinceramente, no me importaría pagar aunque fueran 8 o 10 euros por un trabajo que consideras importante, pero el precio que has puesto, entendiendo que se trata de un modo de protesta, entenderás que ese altamente exagerado. Si en cualquier momento decides cambiarlo a un precio más asequible, no dudaré en comprarlo, al igual que muchos que lo hayan visto y se hayan quedado con las ganas al ver el precio. Sigue así y no desfallezcas ni caigas en el hastío ni en la desilusión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, y lo pondré en oferta a un precio más razonable. ¡Muchas gracias por tus ánimos y mucho ánimo con tus trabajos!

      Eliminar