Promocionar tu autoedición

Preparar una novela o un cómic es un trabajo arduo, pero incluso cuando ya está impreso aún queda trabajo para que llegue a los lectores. ¿Qué se puede hacer? Pues muchas cosas.

Una página de referencia

Igual que en los libros es importante adjuntar una sinopsis para que los interesados sepan qué pueden encontrar dentro, en las redes y en los medios es importante tener una página base a la que dirigir a los lectores. Una página en la que puedan conocer todos los detalles sobre la obra, contactar con el autor y acceder fácilmente a la compra del producto. Procura ser claro y conciso, eso suele facilitar las cosas. Por ejemplo, aquí se puede consultar mi página de preventa del cómic Patata.

Puede ser interesante preparar un kit de prensa, un archivo con toda la información y material necesarios para preparar anuncios y reseñas de tu cómic en medios escritos. Si quieres ejemplos puedes ver los «materiales para prensa» que ofrecen en los cómics de Astiberri (p. ej., La balada del norte 2, Colmado Sánchez).

Si tu página de información puede tener una URL corta y memorable, tipo web.com/libro, mucho mejor.

La página no tiene por qué ser estática, aún menos si se trata de una preventa o un crowdfunding. Indica claramente los plazos, ofrece reseñas y opiniones de lectores e compradores anteriores, añade actualizaciones sobre el proceso… mantén informados a los interesados en tu trabajo, aún más si han confiado en ti.

¡A moverlo! Campañas cortas

Es interesante plantear una campaña de promoción que dure un tiempo limitado, permite concentrar esfuerzos y no convertirse en un anuncio con patas a tiempo completo. En mi última experiencia, la preventa de Patata, puse un plazo de tres semanas, que creo que es suficiente para que todos los interesados se apunten, a no ser que anden muy desconectados.

Los momentos fuertes de estas campañas de preventa (también vale para los crowdfunding) son los primeros y los últimos días, así que no te desanimes si hay días en los que llegan pocos pedidos o ninguno. Tú procura tener cosas interesantes que publicar en medios de comunicación propios (blog, lista de correo, podcast, cuentas de redes sociales) y ajenos (entrevistas y reseñas en otros sitios web, cuentas, radios, periódicos…) durante el tiempo que dure la campaña.

Controla los tiempos. En redes como Twitter publica y comparte varias veces lo mismo en diferentes horarios para llegar al máximo público posible; en sitios que guardan las notificaciones como DeviantArt no hace falta. En medios de terceros, intenta que sus tiempos y los tuyos encajen, prepáralo de antemano.

Procura que tus mensajes sean lo más entretenidos y/o interesantes posible, que no sean pura promoción. Aprovecha para explicar los temas que tratas, cómo te has documentado para tu historia, qué buscas con ella, cómo ha sido su desarrollo, a quién le puede interesar y por qué, anécdotas…

Da material a tus amigos y seguidores para compartir en redes sociales. En mi caso probé varias cosas:

  • Vídeos cortos presentando a los personajes y el tono de la historia. El público audiovisual y el literario/comiquero no tiene por qué solaparse, pero con un vídeo interesante puedes tanto atraer nuevos lectores como reforzar el interés de los ya interesados.
  • Un podcast con una breve presentación del libro y respuestas a preguntas de lectores.
  • Una historieta con tuits contando una parte de la historia que luego incluí como extra del libro.
  • Varias ilustraciones exclusivas para la promoción.
  • Un concurso cuyo premio era un retrato del ganador como miembro de la raza lamiesca de la coprotagonista. Es algo que no cuesta mucho pero es bonito. También se pueden regalar objetos tangibles como bocetos, postales, marcapáginas… por otra parte, esta clase de concursos siempre son una buena forma de aumentar el número de seguidores en redes sociales.
  • En esta campaña no lo hice, pero ofrecer material promocional como fondos de pantalla/móvil, memes, tarjetas… puede ser una buena forma de difundir tu trabajo. Si molan habrá gente que los usará y se verán por ahí.

Y cuando termine la campaña, no te calles. Comunícate regularmente con tus compradores hasta que reciban lo acordado, cuéntales cómo va el proceso y asegúrate de que la historia termina bien.

Promoción a largo plazo

No mantengo una tienda permanentemente abierta. Vendo el grueso de las autoediciones en periodos cortos y después cuento con la ayuda de mis compañeros de NEUH para vender el resto en ferias y salones. Pero procuro mantener una presencia en internet, en mi blog y redes, para dar a conocer mis ilustraciones y cómics y también para compartir los de otros autores y artistas que aprecio. Internet es, o debería ser, una conversación y los soliloquios terminan por aburrir. Además, compartir el trabajo de otros implica seleccionar y aprender, te ayudará como creador y siempre es bonito ayudar a difundir el trabajo de otros.

El hecho es que publicar webcómics e ilustraciones es una forma estupenda de probar el interés que puede levantar tu trabajo y conocer a parte del público que puede querer comprar tus publicaciones en papel. Por eso es importante estar ahí, trabajando y enseñando cosas en la web.

¡Ánimo y buena suerte! Y si quieres decir cualquier cosa ahí tienes los comentarios, estaré encantado de leerte.

6 comentarios:

  1. Un artículo muy interesante; respecto a la segunda parte, la de «Promoción a largo plazo», ¿puedo hacerte una pregunta?¿Crees que una parte importante a la hora de hacer cómics e ilustraciones es mostrarlos?
    No sé si voy a ser capaz de expresarme correctamente, pero básicamente me refiero a que, si no mostraras nada de lo que haces (evidentemente doy por hecho que no subes todo lo que haces, claro), ¿crees que dejarías eventualmente de hacer «cosas»? Y si fuera así, ¿por qué? A ver, creo que en parte eso se responde con que pertenezcas al colectivo de NEUH, pero dejando a un lado el tema de retribución...
    No sé, no lo digo desde el enfoque de ser un artista y estar por encima de lo material ni cosas así, es simplemente desde el punto de hacer cosas por hacerlas y decidir si mostrarlas o no y los porqués. Es que viendo desde fuera, todo el tema de las redes sociales, por ejemplo, parece que no haya un espíritu crítico, comentarios constructivos por así decirlo, y que todo se basa en decir que te gusta o no te gusta y poco más.
    Creo que me ha quedado bastante enrevesado todo y no creo que quede muy claro a lo que me refiero, pero...

    ResponderEliminar
  2. Tranqui, creo que entiendo lo que quieres decir. Debo admitir que cuando empecé con los webcómics el interés de unas pocas personas me impulsó a seguir adelante, pero algún tiempo después empecé a guardarme cosas y actualmente dibujo muchísimo más de lo que publico.

    Por una parte es porque publicar ya no me produce la satisfacción de antes y, como comentas, en internet hoy es muy raro recibir una crítica constructiva que ayude a mejorar y lo más común es el silencio o como mucho algún «me gusta» que no vale de mucho. Además, tengo la sensación de que publicar en web de alguna forma desvaloriza el trabajo, a muchas editoriales no les interesan cómics que no sean inéditos. A no ser que hayan sido grandes éxitos, claro, pero no es el caso y no creo que lo sea ya :)

    Por otra parte, cada vez siento más satisfacción por el proceso en sí, y si sigo dibujando cómics es por lo que disfruto haciéndolos.

    Por lo tanto: no, mostrar los cómics e ilustraciones no es necesariamente importante, e incluso puede ser completamente prescindible si el autor así lo prefiere. No he tocado ese enfoque aquí porque el artículo está pensado para autores que quieren promocionar su trabajo, pero ni mucho menos quiero decir que haya que promocionarlo todo y siempre, eso es decisión personal de cada cual.

    ¡Un abrazo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por responder, es que es interesante lo que dices; la verdad es que mi comentario se alejaba por completo del artículo original, simplemente lo comentaba porque uno siempre lee cosas de creadores que siempre recalcan la importancia de enseñar lo que haces, como algo incuestionable, pero siempre me he planteado el si esto realmente es necesario y si realmente resulta ventajoso, por eso me interesaba tu opinión directa.

    La verdad es que yo siempre he visto más posibles desventajas que ventajas. Muy posiblemente sea porque sencillamente soy así, pero bueno. Parece que Internet es como el entorno del colegio o así, con la típica persona que sabe hacer algo bien, dibujar o similar, y a todo el mundo le encanta y, diez años después, sigue haciendo exactamente lo mismo. Que me parece genial, ojo, si a uno le satisface a nivel personal lo que hace, aunque sea siempre lo mismo, adelante. Pero a mi al menos me resultaría aburrido, solo eso. Aunque no es algo exclusivo de Internet, en la realidad física también son raros los comentarios que van más allá de «me parece bonito» o «me gusta mucho» (comentarios totalmente respetables, no los desprecio de ningún modo).

    Un saludo y gracias por responder.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón. Para obtener críticas constructivas lo ideal es contar con algún profesor, mentor, maestro, alguien que sepa más y que pueda ayudar. Internet sirve para probar si el trabajo le llega a otras personas y poco más, por lo general.

    ResponderEliminar